Reflexiones

Insomnio, sentimientos encontrados, héroes y demás comeduras de coco

Llevo ya una temporada en la que duermo poquísimo (ahora mismo, por ejemplo, son las 3:30 de la madrugada) y no es porque me vaya de farra precisamente, ya me gustaría a mí. La razón es que al caer la noche y meterme en la cama me entra una sensación como de inquietud, como si tuviese que estar haciendo algo más con mi vida de lo que ya hago. ¿Ya vais viendo porque el blog se llama Comiéndome el Coco, no?

Total que tras muchas noches viviendo la dichosa situación he decidido (eso sí, con mucho cabreo y una lógica afectada por la escasez de sueño) hacer algo durante estas horas que sea más productivo que quedarme “mirando a la nada pensando en el todo” (también conocido como tumbarme en mi cama mirando al techo mientras mi mente decide poner en duda todas y cada una de las decisiones que he tomado alguna vez en mi vida). Es decir, he decidido escribir sobre un acontecimiento muy reciente: Mi Graduación. Más concretamente, sobre los reconocimientos que hubo en ella (más o menos).

La cosa es que tras muchos años de no ver la luz al final del túnel ha llegado ese momento tan increíblemente esperado de decir adiós a todo el mundo, a los libros, a las interminables clases, a los profes, etc… Y, sinceramente, no ha sido tan alegre como me esperaba. Creía que después de tanto tiempo hablando sobre el tema y de esperar con ansias a que sucediese, estaría dando saltos de alegría, pero no. Quiero decir, estoy contenta de que haya acabado, de no tener que volver a ver a los que me caían mal y blah blah blah; pero también me ha dado pena y agobio y miedo. Sobre todo, MIEDO.

15750107

Yo no sé quién fue el listo (notese el sarcasmo, por favor) al que un día se le ocurrió que unos chavales de 18 años eran lo suficientemente maduros como para salir al Mundo y a la Vida, pero hay que ver la que nos montó el gracioso de turno.  Y es que después de 12 años teniendo la etiqueta de “alumno de tal colegio” , con todas las comodidades y la seguridad que eso conlleva, a mí no me hace ninguna gracia el tener que buscarme la vida por mí misma. Y tampoco es que yo haya estado muy unida a esa etiqueta (con todo el respeto y cariño del mundo si alguno de mis compañeros o profesores está leyendo esto) pero no sé, supongo que tiene que ver con eso de crecer y cambiar de etapas en la vida. A mí eso siempre me ha dado un respeto importante.

Y sí, ya sé que no soy la única persona que ha pasado por esto. Que voy a estar bien. Que lo que está por venir va a ser estupendo. Que seguramente esté sacando las cosas de quicio. El caso es que mis sentimientos son los mencionados. Pero bueno, esto no era lo más importante. Lo más importante de este evento han sido los premios que dieron, puesto que me llevaron a reflexionar sobre un tema: Héroes o Ejemplos a seguir.

Antes de comenzar a entregar los premios, nos dijeron que “nos gustaría darnos uno a todos pero eso no es posible así que hemos tenido que elegir a algunos de vosotros.” Esto me hizo a preguntarme varias cosas: ¿Cómo eligieron a quién premiar? ¿Por qué ellos y no otros?

Supongo que cuando se escucha la palabra“héroe” por norma general se piensa en Superman (bueno, yo, en Ironman porque es mi favorito) y con la expresión “ejemplo a seguir” en algún famoso o personalidad pública relevante. Pero, ¿por qué?. Casi parece que la gente normal no sea digna de imitar, como si la mayor parte de la población fuera un auténtico fracaso andante.

superman-3d-art.jpg

Bueno pues yo estoy completamente en contra de tan absurda opinión. Voy a resumir porqué en una frase que siempre me decía mi padre cuando de pequeña le comentaba que yo quería ser como Nelson Mandela de mayor: “Mira hija, Mandela solo hay uno. Y solo va haber uno en la historia. Así que tú sé tú misma”. Lo sé, puede sonar un poco brusco pero es TAN cierto. ¿De qué sirve querer ser como los genios de la historia? Se les llama genios por una razón, hombre. Es algo un poco tonto fijarse aspiraciones tan altas sabiendo que solo te traerán frustración.

Por ello, desde hace ya unos años, mis héroes son la gente con la que convivo diariamente. Mi madre con su increíble fuerza y su capacidad para cumplir todos los papeles que le corresponden en la vida. Mi hermano con su humildad y mi padre con su capacidad de no guardar rencor. Mi abuela por ver siempre algo bueno en todo y en todos. Una amiga por saber escuchar y estar disponible cuando la necesito. Otra por tener siempre las agallas (y la insensatez) de decir su opinión sin importarle la situación en la que esté. Un amigo por alegrarme la vida con sus chistes y su filosofía de “¡viva la vida!”. Otro por ser como es pasando de el qué dirán y su apoyo silencioso pero constante… Y yo porque, ¿cómo vas a querer a los demás sin quererte a ti?, porque tengo mis fallos pero también mis virtudes y si he llegado a donde estoy será por algo.

Creo que lo que intento decir en esta entrada son dos cosas que no tienen relación alguna entre ellas. En primer lugar, que las despedidas son agridulces por definición y que el cambio siempre dará un poco de miedo aunque se sepa a ciencia cierta que es para mejor, pero que ambas cosas son partes fundamentales de la vida. En segundo lugar, que no todos los héroes llevan capa. Ya va siendo hora de que aprendamos a valorar a los de al lado. Al fin y al cabo, ellos son los que tienen un impacto directo en tu vida y los que te enseñarán qué tipo de persona quieres (o no) ser.

Dicho esto, me despido hasta la siguiente vez. Espero que ya con unas horas de sueño encima y sin una temporada de improductivo y agobiante insomnio.

gifs-animados-dormir-3893117

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s