Reflexiones

Me acuerdo de ti

1dd5aeebfb3f0612838f1426eafea3ec--funny-couples-couples-quiz

Me acuerdo de ti y de tu sonrisa picaresca. Esa que hacía entender a la gente que eran elementos de un chiste que solo tú conocías. Me acuerdo de ti y de tu aire chulesco. Aquel que utilizabas para decir “me como el mundo y soy mejor”. Aquel que, si tuvieses ahora, me haría mantenerme a kilómetros a distancia de ti.

Me acuerdo de ti y pienso en la risa. No en la tuya, sino en el concepto de “risa” en general; eso fue lo que más me hizo quererte en mi vida: tus ganas de tomarte todo como un chiste. Me acuerdo de ti y pienso en confianza. En ti, en mí, en nuestra amistad.

Me acuerdo de ti y pienso en apodos. En la manía que teníamos de chincharnos cada dos por tres. En los motes absurdos que nos dábamos entre nosotros, aquellos que decían cosas tan obvias y tan irrelevantes de nosotros (excepto por aquella única vez de la que seguramente no te acordaras). Me acuerdo de ti y pienso en limones. No porque fuesen mi fruta favorita (ni la tuya que yo sepa) sino por aquel día, cercano a nuestro final, en el que fueron protagonistas indiscutibles.

4152243543_be11fbdeaf

Me acuerdo de ti y pienso en una de las cosas más difíciles de aceptar en la vida: el fin de algo. No fue malo ni violento, es más, yo diría que ni definitivo. Fue simplemente una de esas trampas que tiene crecer: te abre nuevos horizontes, te muestra a nueva gente y nuevos gustos y, sin darte cuenta, acabas por dejar atrás a lo que antes era una gran parte de ti.

Me acuerdo de ti y pienso en canalla. En la manera en la que (o a mí me parecía) descartabas a la gente como si de uno de esos cromos de fútbol que intercambiábamos para tener la colección completa se tratase. Puede que este rasgo fuese el que más me hiciese no volver a reconectar contigo. Lo sé, soy demasiado intransigente para algunas cosas. Además, conociéndote, no lo hacías a propósito; simplemente era un hábito adquirido con el paso del tiempo que te resultaba inofensivo porque nadie te lo echó en cara.

Me acuerdo de ti y pienso en amistad. En camaradería. No porque hayas sido la persona que mejor ha ejercido ese rol; ni quisiste, ni te dejé, ni hubo ocasión de demostrarlo. No obstante, sí que te llevas el título de la primera persona en la que pensé como tal.

Así que no sé que va a ser de mí en la vida. No sé dónde viviré, de qué trabajaré, ni si voy a tener a mi alrededor a la misma gente que tengo hoy. Lo que sí sé, es que hay una gran posibilidad de que, dentro de unos años, cuando sea mayor y esté con mi vida adulta ya medio en marcha, si en algún momento leo esta entrada de nuevo o me da por ponerme nostálgica o alguien me pregunta por la primera persona a la que consideré amiga. Me acordaré de ti.

20328-Saying-Goodbye

Un comentario sobre “Me acuerdo de ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s