Relatos

Un trago de whiskey y una copa de vino

Cuando acabó de trabajar aquel miércoles era más tarde de lo normal por lo que salió corriendo sin ni siquiera despedirse de sus compañeros. Fuera hacía un tiempo de perros: caía lluvia a cántaros y el frío nocturno era de esos que se adentraban en tu cuerpo y te helaban los huesos. En un intento de abrigarse un poco se abrochó la americana que llevaba pero eso no hizo mucho.

Ella intentó acelerar el paso con cuidado de que los tacones de aguja que llevaba no le jugasen una mala pasada y le hiciesen caer y mojarse. Al parecer la vida no estaba de acuerdo con esa intención porque en ese momento pasó un coche a toda velocidad que hizo que el agua en la carretera le salpicase por completo.

¡Maldita su suerte! Resoplando y maldiciendo siguió andando para no llegar tarde. Unos minutos después giró hacia una bocacalle estrecha y oscura. Desde el momento en el que la descubrió le había sorprendido el contraste entre la gran avenida central llena de luces y tráfico, y este pequeña calle en la que los edificios viejos parecían solaparse sin dejar paso al aire entre ellos.

A esas horas de la noche solo una cosa iluminaba el callejón: un cartel con luces de neón (de las cuales tres ya no funcionaban y otra solo parpadeaba algunos días) en el que se podía leer “El gato rojo”. 

Fiel a su rutina de hace unos meses, ella abrió la puerta del establecimiento y se paró un momento en la entrada para observar el ambiente del día. La decoración no era mucho, unas cinco mesas de manera oscura con dos sillas a juego, una gran barra del mismo tono que contaba con unas cuatro banquetas, y un par de fotos antiguas de la apertura del bar. Como todas las veces anteriores, no había nadie allí excepto por el camarero de turno y ella.

Ella se dirigió a la barra y se sentó en el taburete que estaba en frente de la puerta. No pidió nada y el camarero tampoco le preguntó, pues ya habían pasado muchas noches igual y había acabado por conocer su rutina. Así se quedaron en silencio durante unos minutos; el camarero limpiando las copas usadas de ese día y ella contando mentalmente los segundos que quedaban para que llegase.

55,56,57,58,59,60,… Una pequeña sonrisa de satisfacción apareció en sus labios cuando una brisa helada le golpeó la espalda. Luchando contra el ya familiar impulso de saludarle, esperó a que él se sentase en el taburete de al lado.

Un trago de Jack Daniels y una copa del vino blanco de la casa, por favor” pidió con su voz grave. Esa era su señal. Ella se giró y le observó detenidamente: Era rubio de pelo corto y sus ojos eran azules del tono del mar cuando está bravo. No debía de ser mucho más mayor que ella, debía de tener unos treinta y pocos. Seguramente, si se guiaba por sus callosas manos y el moreno de su piel, se dedicaba a la construcción o alguna profesión parecida.

El camarero les puso las bebidas en frente de ellos y, como siempre, empezaron a tomarlas en absoluto silencio. A ella le gustaba este pequeño ritual que tenía con aquel atractivo extraño, le relajaba y le servía como desconexión del estrés de la rutina.

Unos minutos más tarde ambos se acabaron las bebidas y se levantaron para marcharse dejando el dinero encima de la barra para el camarero. Todo sin pronunciar palabra alguna. Él le abrió la puerta y dejó que ella pasase primero. A la salida se quedaron quietos un instantes mirándose. Ambos con una pequeña sonrisa. Ambos queriendo decir algo. Ninguno con el valor de hacerlo.

Y así él se giró y echó a andar en dirección contraria dejándola sola en medio de la calle sin mirar atrás. Y ella le observó alejarse esperando con ansias a que el próximo miércoles llegase. Porque, tal vez, alguno de los dos se atreviese, por fin, a decir algo.

Un comentario sobre “Un trago de whiskey y una copa de vino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s