Relatos

La vi

La vi ahí hablando con alguien. De repente, se rió. Era una de esas sonrisas que iluminan la cara y que hacen que los ojos brillen.

La vi ahí y mi corazón lloró.

Lloró por el pasado. Por lo que fuimos. Por todo lo que podíamos haber sido.

Súbitamente pasaron por mi mente todos los momentos de mi vida que ella se perdió. Me di cuenta de que, de la misma manera, existen capítulos de su vida que me son absolutamente ajenos.

Mi corazón volvió a llorar.

Pero esta vez por mí. Por mi estupidez. Por mi cobardía.

Porque en el efímero instante en el que nos dimos la mano, sentí una conexión que me decía que como ella no encontraría a otra.

La vi marchar. Con una sonrisa en la cara y una expresión en los ojos que me decía que sabía lo que estaba pasando por mi mente. Esa expresión me hizo entender que ella me perdonaba, que lo pasado atrás se quedaba y que nosotras estábamos bien.

No obstante, cuando la vi volver con sus amigos, comprendí que eso era mentira. Pues el pasado nunca se queda atrás y nosotras ya nunca estaríamos igual.

85e57efdb6c1e80ef4a2ac7c1ccddada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s