Reflexiones

Querido 2017…

Querido 2017,

En exactamente 8 horas y 40 minutos nos toca despedirnos de ti y, para que mentirte, no es un hecho que me apene especialmente.

Has sido un año duro. Un año de querer tirar la toalla y mandar todo a tomar viento fresco en mil y un ocasiones. Un año en el que he tenido que estar alerta casi todas las estaciones, esperando a ver por dónde venía la próxima batalla. Era casi una rutina: recibir golpe, caer, levantar, dar golpe, ganar y vuelta a empezar.

Has sido un año de finales. Fin de amistades, de hábitos, de pensamientos… El fin de una etapa. Eso significa, que has sido un año de crecimiento. Pienso en cómo estaba hace 12 meses y no me puedo creer que esa persona sea yo. También quiere decir, que has sido un año de mucha intensidad. Tan pronto me estaba riendo como llorando como gritando de frustración.

Has sido un año de locura. En el sentido personal e internacional. Más de una vez he tenido la sensación de estar en un cámara oculta. De no saber qué narices estaba pasando con la gente. Ha habido tanta crueldad, tanta avaricia, tanto miedo, tanto egoísmo y hemos oído tantas tonterías, tantos disparates, que ha supuesto todo un reto mantener la fe en la humanidad.

Aún con todo, me voy a intentar quedar con lo que me ha beneficiado. Todas las risas que he soltado, todas las canciones a las que he bailado. Me quedo con esa sensación de orgullo que me entró cuando decidí dejar de perder el culo por ese alguien que ni me miraba a la cara (algo tan difícil, ridículo y satisfactorio a la vez). Me quedo con la nueva ola de determinación que hacía tiempo que no tenía, esa que me ha hecho hacer cosas que hace 365 días me parecían imposibles.

Sobre todo, me quedo con la gente. Con la que ha estado ahí en lo bueno y en lo malo. Con la que me ha aportado infinitas cosas únicamente siendo ellos mismos. Con la que se acuerda de ti aunque no estés allí físicamente y te lo hace saber. Con la que no le da palo el hacerte saber que para ti tienen tiempo. Con la que no te complica la vida con estupideces sino que te hace más fácil afrontarte a las que ya tienes.

En definitiva, querido 2017, pese a que has sido un año bastante asqueroso. Pese a que has querido seguir el ejemplo de tres de tus hermanos mayores y me has dado por todos lados. Al final de esta historia, todavía me queda energía para sacar de algún sitio las ganas de afrontarme a los 365 días que están por llegar.

Buen viaje al cajón del pasado, 2017. Espero que no vuelvas nunca.

Un abrazo,

Una de tus mayores haters

bye-bye-2017-welcome-2018-wallpaper-hd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s