Reflexiones

Carta de una hija “tonta”, “enferma” y “peor”

Voy andando por las calles ,

calles llenas a rebosar.

No tengo claro dónde estoy, aunque el lugar me es familiar.

Voy andando a toda prisa, intentado no parar.

No levanto la mirada, no quiero hacerme notar.

Rechazo un impulso y no echo la vista atrás.

Todavía no sé a dónde voy, solo que no puedo regresar.

Los nervios me controlan. El miedo me obliga a avanzar.

Por mi mente vuelan palabras elegidas al azar,

palabras inhumanas que nunca podré olvidar.

Siento que algo se acerca, preparado para atacar.

Me siento insegura e indefensa, tengo ganas de llorar.

Intento calmarme, no es momento de llorar;

forzándome a seguir, me obligo a recordar:

Pienso en la vida que he dejado atrás,

En la gente que tenía y ahora no me vendrían mal.

Me repito que esto da igual y que pronto pasará,

aún así me falta aire y no puedo respirar.

Pienso en esa gente, en la que he dejado atrás,

esa que sabe lo que pasa y me sabría ayudar.

De repente noto que he dejado de andar,

que las palabras de mi mente se acaban de borrar.

Pero aún me siento insegura, siento que algo me va dañar.

Desear estar con gente pasada es algo que hoy no puedo evitar.

 

Esta mañana me he levantado a las 8:30. Como otra mañana de martes cualquiera. Sin notar nada fuera de lo normal. Nada que me dijese que hoy iba a ser un día un poquito más duro que los demás.

Mientras desayunaba me he puesto a mirar el móvil. Al fin y al cabo, con 19 años, es un instinto natural consultar mis mensajes y cotillear las redes antes de empezar el día. Sobre todo ahora que vivo en un país diferente a mi familia y mis amigos. Con la diferencia horaria (aunque solo sea una hora más tarde que en España) es normal que ya tenga un par de mensajes a los que contestar aunque sean las 8:30 o 9 de la mañana.

Cuando me he metido en WhatsApp he visto una notificación en el chat que tengo con unos primos. Una prima había enviado un vídeo. Otra había dicho que ya lo había visto. Las dos coinciden en que el vídeo es “muy heavy” y merece la pena verlo. Al poco tiempo otra prima escribe que ella no lo había visto hasta ahora, pero que también le parece muy fuerte.

Movida por la curiosidad, decido ver el vídeo que han mandado. De casualidad, pues yo suelo ignorar todo mensaje que no sean palabras por pura vagancia. En el segundo 9 del vídeo (que en su totalidad dura algo más de 5 minutos) ya me arrepiento de haberlo empezado. De cualquier manera, mi instinto masoquista debe ser más fuerte que mi sentido común y me obligo a terminarlo.

Algunos puede que también hayáis visto este vídeo. Es la entrevista que Risto Mejide le hizo a Arcadi Espada. Os diría la fecha, pero como aquí no tengo tele y no veo el programa con regularidad, no sé exactamente cuál es. En el vídeo, de manera resumida y no literal, Espada comenta una declaración que había hecho refiriéndose a los Síndrome de Down, sobre que los padres que deciden tener hijos con Síndrome de Down deberían de ser denunciados por su hijo y por la sociedad por traer al mundo hijos tontos y enfermos que suponen un gasto económico para todos. Más tarde sale a plató el padre de un Síndrome de Down contestando a Espada.

No recuerdo las palabras las exactas. Y me vais a perdonar, pero este vídeo ya me ha jodido suficiente el día y no me atrevo a volver a verlo para citar palabras textuales que no me van a hacer nada más que daño.

El resto del día ha sido una repetición automática e impersonal de mi rutina diaria. Intentando, sin éxito, olvidarme de este vídeo y de que lo tenía en el móvil. Hoy ha sido la primera vez que he deseado estar en España desde que me he ido a estudiar fuera. No para volver indefinidamente, solo para poder ver a gente que comprendería porqué este vídeo me ha afectado tanto y me daría un abrazo y me dejaría desahogarme. En vez de eso, he pasado el día en modo robot, guardándome todo dentro y esperando hasta la noche para hablar con mis padres del tema.

¿Por qué me ha afectado tanto el vídeo? Tengo una minusvalía. O discapacidad. O como queráis llamarlo. Se llama Espina Bífida. Para los que habéis leído el blog antes sabéis que afecta a mi sistema urinario, nervioso y locomotor. También creo que he mencionado que una de las cosas que más le cuesta entender a la gente sobre mi caso, es que a primera vista nadie diría que soy minusválida.

Esta explicación, aunque puede dar una mínima respuesta a porqué me ha afectado el vídeo, no lo dice todo. La verdad es que las palabras de Espada no son algo tan inusual para mí. He oído variantes de ellas desde que soy pequeña. Dichas por todo tipo de gente: extraños, amigos, médicos, profesores… y, ahora, puedo añadir a la lista, una personalidad pública.

Aunque Arcadi Espada se refería a los Síndrome de Down en particular, supongo que para él dará lo mismo que seas Down, vayas en silla de ruedas o cualquier cosa de las infinitas discapacidades que existen en el mundo. Él no lo ha dicho. Yo no quiero preguntárselo (sinceramente, preferiría no tener que volver a oír su nombre o ver su cara en la vida). Pero si se parece en algo a la gente que me ha dicho esas palabras anteriormente, es muy probable que para este individuo seamos todos iguales.

Sé que no hay absolutamente nada que yo ni nadie pudiésemos decir para convencerle de que sus palabras son inhumanas. Que no tiene razón. No creo que sea alguien con el que se pueda razonar.

Así que, simplemente, me gustaría decirle una cosa. Estas palabras han hecho que, hoy, Martes 19 de Febrero, una chica de 19 años española. Una chica que está estudiando una carrera e intentando hacer algo con su vida que ayude a hacer este mundo un poco mejor (aunque este individuo no crea que yo tenga la posibilidad de hacerlo). Una chica que él nunca ha conocido ni conocerá y que, en caso de que lo haga, no verá en ella nada fuera de lo normal. Esa chica hoy se ha sentido una de las personas más inseguras del mundo. Y más miserables.

Intelectualmente, sé que este individuo a mí no me llega ni a la suela del zapato. No porque sea menos inteligente que yo, si no porque ha demostrado en 5 minutos que tiene una calidad humana nula. Y puedes ser tonto, pobre, feo o soso. Pero si tienes calidad humana vales más que cualquier otra persona que parezca mejor que tú y carezca de calidad humana.

¿Quién es Arcadi Espada para decidir quién es digno de estar en la sociedad y quién no? ¿Quién es nadie para decidir algo así? Mientras seamos buena gente, todos tenemos derecho a vivir. Seamos Síndromes de Down, Espina Bífidas, pobres, rico, rubios o morenos. O de la manera en la que seamos. TODOS TENEMOS DERECHO A VIVIR UNA VIDA PLENA.

Al no parecer minusválida, las palabras de Arcadi Espada son unas que he tenido que oír más veces de las que puedo recordar. Es curioso lo que suelta la gente sobre ciertos colectivos sociales cuando no reparan en que tú perteneces a ellos.

Hoy no ha sido un buen día. Ha sido un día incómodo. Triste. Con alguna lágrima y mucha inseguridad. Uno en el que me han venido a la cabeza cada vez que se me ha discriminado por mi condición física, cada vez que esta se ha utilizado para herirme.

Pese a todo, este día ha servido para que yo este segura de una cosa. Mañana, será otro día. Uno en el que las palabras de Arcadi Espada serán completamente irrelevantes. Un día en el que otro tema ocupará el centro de las redes sociales, y uno en el que yo me volveré a sentir segura. Porque, da la casualidad, de que mientras yo me esfuerce al máximo en mis estudios, en ser buena amiga, buena hija y buena persona. Mientras yo no me rinda y luche por tener la buena vida que me merezco. Mientras yo ría, llore, me enfade y disfrute de los pequeños momentos del camino y me levante tras tropezarme con los baches que me encuentre. Mientras yo miré hacia atrás y me enorgullezca del camino que he recorrido. Mientras yo aporte mi grano de arena al mundo que me ha recibido.

Mientras yo haga eso, mi vida tiene un valor. Infinito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s